Cooperativas Agro-alimentarias convencida de la importancia de luchar contra la resistencia a los antibióticos

Cooperativas Agro-alimentarias colabora en la mayor iniciativa puesta en marcha en el conjunto del Estado y que abarca tanto la medicina humana como la veterinaria, el "Plan Estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antimicrobianos".

Los antibióticos constituyen herramientas esenciales para el mantenimiento de la sanidad y el bienestar animal así como para garantizar la salud pública, la seguridad alimentaria y el medio ambiente. Hacer un uso adecuado y responsable de los antibióticos resulta crucial para el mantenimiento de su eficacia, el control de las resistencias y para evitar la aparición de efectos adversos para la salud humana y animal y el medio ambiente. 

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno biológico, que se produce de forma natural y que conlleva la disminución o ausencia de su eficacia, sin embargo, el uso inapropiado de los antibióticos potencia la aparición de las resistencias. Existe una preocupación cada vez mayor por la aparición de bacterias resistentes, por este motivo se han puesto en marcha diferentes iniciativas para evitar su desarrollo. Cooperativas Agro-alimentarias colabora junto a la Administración y a otras organizaciones, en la mayor iniciativa puesta en marcha en el conjunto del Estado y que abarca tanto la medicina humana como la veterinaria, el "Plan Estratégico y de acción para reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencias a los antimicrobianos". 

En este plan se incluyen medidas en el campo de la veterinaria, tales como una mayor formación de los profesionales de la salud, los ganaderos y los ciudadanos en general, el seguimiento y monitorización del uso de antibióticos, hasta la incentivación de proyectos de investigación e innovación encaminados al desarrollo de nuevos antibióticos o de estrategias que mejoren su uso y reduzcan la aparición de resistencias. También se han incluido medidas específicas como el desarrollo de la receta electrónica, que cada vez tiene una mayor implantación en las diferentes Comunidades Autónomas y de aplicaciones como CIMAVET, que ayuda a los veterinarios a saber en tiempo real los antibióticos disponibles y su información técnica para cada especie. La elaboración de Guías para el Uso Responsable de los antibióticos o las Guías de prescripción son herramientas que también se han o están desarrollando dentro de este plan.

Las Interprofesionales de los sectores ganaderos no se mantienen al margen de estas acciones y están trabajando para colaborar en esta línea. Es muy probable que en el marco de los Programas Operativas de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, encontremos diferentes iniciativas en este sentido, que esperamos sean apoyadas por lo administración para su consecución. Paralelamente, el sector porcino consciente de la importancia y preocupación social de este asunto, ha puesto en marcha de la mano de la Agencia Española del Medicamento un ambicioso Plan de Reducción de Uso de la Colistina en el que colabora Cooperativas Agro-alimentarias y que dará sus frutos en el corto plazo. 

El hecho de que la selección y diseminación de resistencia a los antibióticos sea un problema complejo y multifactorial, con múltiples afectados, exige la implantación de medidas conjuntas y bien coordinadas para que sean eficaces, siendo imprescindible la instauración de programas a escala nacional y supranacional, con respuestas multisectoriales bien coordinadas para poder afrontar con probabilidades de éxito el control del riesgo derivado de la aparición de resistencias. Cooperativas Agro-alimentarias de España seguirá colaborando en todas aquellas iniciativas que se pongan en marcha, porque sin duda la lucha frente a las resistencias es futuro.